Mammillaria gracilis | Cuidados & información

¿Buscas un elemento verde para tu casa que sea fácil de cultivar, que no requiera demasiada agua y que soporte el sol? Te presento: Mammillaria gracilis, también conocido como el cactus dedal. ¡Este cactus cumple todos los requisitos!

Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre el cultivo de la resistente Mammillaria gracilis en el interior.

Nombre(s) (común, científico) Cactus dedal, Mammillaria gracilis
Nivel de dificultad Fácil
Luz recomendada Sol directo
Agua Cuando está seco
Substrato Que drene bien

Mammillaria gracilis: Habitat natural

Como muchos de los cactus y suculentas que nos gusta cultivar en nuestros hogares, la Mammillaria gracilis se encuentra de forma natural en México. Concretamente, ocurre en los estados de Guanajuato, Hidalgo y Querétaro.

En su hábitat natural, la Mammillaria gracilis crece en agrupaciones en los bosques de pinos.

Mammillaria gracilis: Luz & temperatura

Luz

Casi todas las suculentas son plantas a las que les encanta la luz, y el cactus dedal no es diferente. Aunque puede sobrevivir en condiciones de luz moderada, agradecerá que se le coloque cerca de la ventana más luminosa que puedas ofrecerle.

Si tienes algo de espacio exterior, puedes cultivar tu Mammillaria gracilis allí durante los meses cálidos del verano. Apreciará mucho estar al aire libre, aunque en algunos climas puede ser necesario proporcionarle algún refugio adicional de la lluvia o sol extremamente fuerte.

Temperatura

El cactus dedal se da de forma natural en una zona de México que no puede considerarse precisamente acogedora para la vida vegetal, lo que significa que ha evolucionado para resistir prácticamente todo lo que la naturaleza pueda arrojarle.

Tanto las temperaturas abrasadoras como las heladas ligeras (hasta ligeramente por debajo de 0 °C) serán toleradas siempre que se permita a la planta adaptarse lentamente. De hecho, es necesario un periodo más fresco al final del verano si quieres ver a tu Mammillaria gracilis en su máximo esplendor. Las temperaturas más bajas y la reducción del riego provocan la floración.

Mammillaria gracilis, cactus dedal

Mammillaria gracilis: Substrato & (re)plantación

Una de las principales causas de la muerte de las suculentas (y, por tanto, de los cactus) es la plantación incorrecta. Un substrato o una maceta inadecuados pueden resultar fatales para tu Mammillaria gracilis, ya que el drenaje es uno de los aspectos más importantes de su cuidado.

Substrato

El substrato de los cactus debe tener un buen drenaje. De hecho, algunos entusiastas de los cactus que cultivan sus plantas en climas más húmedos las plantan en arena pura para evitar que se pudran las raíces. Una ‘receta’ básica y popular de substrato para cactus es 50% de tierra para macetas mezclada con 50% de perlita.

Puedes comprar tierra para suculentas/cactus, pero ten en cuenta que no todos los productos comercializados como tales son realmente ideales para estas plantas amantes del drenaje. Algunos son demasiado ricos en tierra para macetas.

(Re)plantación

A los cactus no les gusta que se les mojen las raíces. Pueden pudrirse si el agua permanece en la maceta durante mucho tiempo. Esto significa que es mejor evitar por completo las macetas que no tienen agujeros de drenaje.

La mejor opción para los cactus y las suculentas, como el cactus dedal, suele ser una maceta de terracota sin esmaltar con un agujero de drenaje en el fondo. El agujero permite que el exceso de agua drene, mientras que la terracota porosa respira y evita que la tierra permanezca húmeda durante demasiado tiempo. Mantén la planta en un platillo para no manchar la mesa de debajo.

Quieres saber más sobre cómo plantar una suculenta como este cactus? Echa un vistazo a la guia completa de plantación de succulentas.

Mammillaria gracilis, cactus dedal

Regar Mammillaria gracilis

El riego adecuado es la clave del éxito en el cultivo de cactus y, con ello, el mayor problema de muchos principiantes.

  • Aunque es imposible decirte exactamente cuándo debes regar tu Mammilaria gracilis (ya que la frecuencia ideal depende de la iluminación y otros factores), hay algunas indicaciones básicas que puedes seguir.
  • Recuerda que las suculentas han evolucionado para almacenar agua y, por tanto, pueden aguantar sin ella durante bastante tiempo. Incluso durante el verano, cuando la planta está creciendo activamente, no hay que regarla hasta que la tierra esté completamente seca.
  • Si la planta está en el exterior y recibe pleno sol, eso podría significar dos o tres veces por semana, si está en el interior podría ser una vez a la semana o incluso menos.
  • Durante el invierno, al igual que muchos cactus, Mammillaria gracilis requiere aún menos agua. Una vez al mes o menos probablemente funcionará bien.

Quieres saber más sobre el riego de suculentas como este cactus? Echa un vistazo a la guia completa de regar suculentas.

Mammillaria gracilis: Abono

Tu Mammillaria gracilis agradecerá la aplicación ocasional (mensual, por ejemplo) de abono para cactus.

Recuerda que sólo lo necesita durante la temporada de crecimiento. Abonar durante el invierno, cuando la planta está inactiva, puede causar problemas con las raíces.

Mammillaria gracilis, cactus dedal

Propagar Mammillaria gracilis

Mammillaria gracilis es conocido por su fragilidad: las piezas de este cactus se rompen con facilidad. Por suerte, esto no tiene por qué ser un problema, ya que la especie también es muy fácil de propagar.

Todo lo que tienes que hacer para convertir un Mammillaria gracilis en más Mammillaria gracilis es colocar las piezas rotas en un poco de tierra con buen drenaje, ya sea en la maceta de la planta madre o en una nueva. Y ya está. La planta echará raíces en pocas semanas y seguirá creciendo como siempre.

¿Mammillaria gracilis es tóxico para los gatos y los perros?

Según la ASPCA, Mammillaria gracilis no es un cactus tóxico, lo que significa que es una buena opción para quienes tienen mascotas y niños. Sus espinas tampoco causan muchos problemas, ya que no sobresalen ni pinchan. Al trasplantar este cactus notarás que puedes manejarlo sin problemas.


Si tienes más preguntas sobre Mammillaria gracilis y sus cuidados o si quieres compartir tus propias experiencias con este cactus fácil, ¡no dudes en dejar un comentario abajo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.