Cómo cuidar las suculentas: Substrato y trasplantar

Existen muchos tipos de suculentas y cultivarlas en casa es más popular que nunca. Sin embargo, mantener estas plantas vivas no siempre es fácil: no sólo puede ser bastante difícil averiguar cómo regarlas, sino que también es importante plantarlas correctamente. ¿Qué tipo de substrato necesitan? ¿Y qué tipo de maceta es la mejor?

Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre cómo cuidar las suculentas y (re)plantarlas correctamente en el interior.

Cómo cuidar las suculentas: Substrato

Las suculentas suelen encontrarse de forma natural en entornos relativamente áridos con suelos pobres en nutrientes. Han evolucionado para utilizar cualquier agua disponible de forma muy eficaz, lo que significa que no les va muy bien el exceso de humedad en el suelo.

Lo que esto significa a la hora de elegir un substrato para tus suculentas de interior es que debes optar por un medio que drene bien y que no sea demasiado rico en nutrientes.

  • Una buena pauta es utilizar una mezcla de tierra para macetas normal y algún tipo de material arenoso, como piedra pómez, perlita o arena gruesa. Aunque la mezcla ideal depende del tipo de suculenta que vayas a plantar, usar 50% de material arenoso y 50% de tierra para macetas suele funcionar bien.
  • Algunos amantes de las suculentas recomiendan mezclas muy arenosas que no contengan nada de tierra para macetas, ya que esto ayuda a reducir el riesgo de que las raíces de la planta se pudran. Si no sabes lo que es la podredumbre de las raíces, no te preocupes, a continuación lo explicaremos con más detalle.
  • Si no te apetece hacer tu propia mezcla de tierra, hay muchas mezclas comerciales de tierra para suculentas que puedes utilizar.
  • Ten en cuenta también que la mayoría de las suculentas compradas en la tienda deben trasplantarse. Por desgracia, a menudo se plantan en un suelo que retiene demasiada humedad, lo que puede aglomerarse alrededor de las raíces y provocar la putrefacción.

Consejo: Muchos viveros plantan sus suculentas en fibra de coco. Es un material estupendo para plantas de interior, pero no para las suculentas. Cuando se seca, se aglutina completamente alrededor de las raíces y hace que no puedan absorber agua. La suculenta debe sacarse con cuidado de su prisión de coco.

Suculentas variadas | Cómo (re)plantar suculentas

Cómo cuidar las suculentas: Elegir una maceta

A la hora de elegir una maceta para tus suculentas, hay que tener en cuenta las mismas reglas: la clave es el drenaje. El agua estancada puede matar a tus suculentas antes de que te des cuenta de que algo va mal.

Muchos amantes de las suculentas prefieren utilizar macetas de terracota, ya que son porosas y permiten una rápida evaporación del agua. Además, suelen tener un agujero de drenaje, que es otro elemento imprescindible cuando se trata de macetas para suculentas.

Aunque los cultivadores de suculentas con experiencia probablemente puedan controlar el riego lo suficientemente bien como para mantener vivas las suculentas en macetas con menos drenaje, optar por macetas con un agujero de drenaje suele ser la opción más fácil. Si no te gusta el aspecto de la terracota, asegúrate de buscar al menos una maceta con un agujero en el fondo o de taladrar uno tú mismo.

Elige siempre una maceta del tamaño adecuado para tu(s) suculenta(s). Evita las macetas demasiado grandes, ya que la tierra no se secará con la suficiente rapidez y la podredumbre de las raíces volverá a ser un riesgo.

Suculenta Echeveria rodeada por tierra de macetas.

Cómo cuidar las suculentas

¿Cuánta luz necesitan las suculentas?

A diferencia de muchas plantas de interior tropicales, la mayoría de las suculentas prosperan con luz solar directa. De hecho, ¡pueden tener problemas con etiolación o marchitarse sin ella!

Así que, si puedes, es muy recomendable colocar tus suculentas en los lugares más luminosos de tu casa. Si no tienes mucha luz natural, puedes considerar la posibilidad de usar alguna iluminación artificial.

¿Las suculentas necesitan humedad?

Dado que muchas de las variedades son plantas del desierto, la mayoría de las suculentas prefieren poca humedad.

La mayoría de los hogares tienden a tener el aire seco, así que en ese aspecto tus suculentas deberían sentirse a gusto en el interior.

¿Cuánta agua necesitan las suculentas?

Aunque las suculentas son plantas desérticas, necesitan un riego regular, aunque sea menor que el de otras plantas. Durante el verano, es posible que tengas que regar generosamente tus suculentas de interior hasta una vez a la semana para mantenerlas contentas.

Deja que la tierra se seque por completo entre riegos; las raíces de las suculentas no están acostumbradas a ningún grado de agua estancada. En invierno se recomienda regar menos. Es cuando el periodo de crecimiento se frena y las suculentas suelen estar en un estado de semihibernación.

Si todavía no estás seguro de la cantidad de agua que necesita tu planta, echa un vistazo a la guía completa de riego de suculentas.

Suculenta Echeveria | Cómo (re)plantar suculentas

¡Mi suculenta se está muriendo!

Aunque las suculentas son plantas resistentes e incluso aptas para principiantes, a continuación se indican algunos ejemplos de lo problemas que podrías encontrar:

  • Pobredumbre. Esto es algo a lo que hay que prestar atención con las suculentas. La podredumbre de las raíces es una infección bacteriana o fúngica que se produce cuando las plantas permanecen demasiado tiempo en agua estancada.

    La infección ataca las raíces, lo que puede matar las plantas si no se detecta a tiempo. Por desgracia, a menudo es demasiado tarde cuando se detectan los signos, pero aún existe la posibilidad de salvar una planta afectada mediante su propagación.
  • Las hojas se vuelven blandas o amarillas. Aparte de la podredumbre de las raíces, el exceso de riego también puede hacer que las hojas se vuelvan blandas. Además, las hojas pueden ponerse amarillas y caerse, aunque esto también puede ser un signo de falta de agua.

    En ambos casos, ajustar el programa de riego y vigilar el nivel de humedad del substrato puede ayudar.
  • Las hojas se vuelven marrones o se estiran. Aunque las suculentas suelen disfrutar de la luz solar directa, un exceso de luz durante demasiado tiempo puede provocar que las hojas se vuelvan marrones y se chamusquen.

    Si hay muy poca luz, es posible que las suculentas empiecen a estirarse hacia la fuente de luz más cercana (etiolación). En ambos casos, cambiar la ubicación y/o ajustar la iluminación puede ayudar.
  • Plagas. Las plagas más comunes para las suculentas son las cochinillas, las cochinillas de la raíz y las escamas. Dependiendo de lo que te encuentres, puedes utilizar una combinación de remedios caseros e insecticidas comerciales para tratar las infestaciones.

¿Las suculentas son tóxicas para los perros y los gatos?

La respuesta a esta pregunta varía mucho según el tipo de suculenta que tienes. Mientras que algunas suculentas no suponen ningún peligro para los gatos y los perros, otras son tóxicas.

En el caso de las variedades de cactus, hay que tener cuidado con las espinas.


Si tienes más preguntas sobre cómo plantar suculentas o quieres compartir tus propias experiencias, ¡no dudes en dejar un comentario abajo! 🌱

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.