Problemas con Ficus lyrata | Con guía visual!

La higuera de hoja de violín (Ficus lyrata) es una de las plantas de interior más populares del momento. No es de extrañar, ya que estos árboles de interior aportan un hermoso toque verde a cualquier interior. Pero, ¿qué hacer si tu Ficus no parece contento?

Las manchas marrones en las hojas de la higuera son un problema común para los entusiastas de las plantas de interior, al igual que las manchas negras, la pérdida de hojas y las hojas decaídas. Para recuperar la salud de tu Ficus lyrata, primero tendrás que diagnosticar el problema. Para eso está esta guía.

Consejo: Antes de empezar, quiero dejar claro que tu planta de interior no siempre va a tener el mismo aspecto que cuando la compraste. Nuestras plantas de interior se cultivan en perfectas condiciones en los viveros y luego son arrastradas a la tienda de plantas y posteriormente a nuestros hogares. Eso no les gusta.

A las plantas de interior en general, no les gusta que las muevan. Ficus lyrata es especialmente quisquilloso en las primeras semanas después de la compra. Es posible que se caigan algunas hojas, pero mientras no tenga muy mal aspecto, deja a tu Ficus en paz por ahora. No trasplantes hasta la próxima primavera para evitar más traumas.

Además, debes tener en cuenta que las plantas de interior casi siempre se desprenden de forma natural de sus hojas inferiores, resultando en un tallo desnudo. De nuevo, esto también es normal, a no ser que ocurra a un ritmo preocupante. Esas hojas ya no son útiles, por lo que los nutrientes de su interior se reabsorben y la hoja acaba cayendo.

Lo que estoy tratando de decir aquí es: ¡No te asustes! Incluso si se trata de algo más grave. En muchos casos, algunos ajustes solucionarán el problema. Y si no, bueno, ¡al menos has aprendido algo!

Manchas marrones en Ficus lyrata

Problema: Las hojas muestran manchas marrones
Causas: Pudrición de la raíz por exceso de riego, infección, quemadura de sol, falta de agua, infestación, daños, desequilibrio de nutrientes

Las manchas marrones en las hojas de Ficus lyrata son, por desgracia, bastante comunes. Pueden tener diferentes causas, por lo que tendrás que evaluar bien la situación para determinar lo que está sucediendo.

Las manchas marrones en un Ficus lyrata pueden ser causadas por lo siguiente:

Raíces podridas

Si ves manchas marrones oscuras de aspecto desagradable en tu Ficus que suelen empezar en los bordes o en la base, puede ser un indicio de podredumbre de la raíz. La podredumbre de las raíces es una de las afecciones más graves que puede sufrir una planta de interior. Tendrás que echar un vistazo a las raíces en cuanto puedas.

Si ves alguna parte negra o blanda y, sobre todo, si notas un olor desagradable, tu árbol podría estar afectado. Retira las raíces y las hojas pudridas y reexamina tu programa de riego: la podredumbre de las raíces suele estar causada por un exceso de riego.

El drenaje inadecuado también puede contribuir en gran medida a la putrefacción de las raíces. Deberías utilizar un medio suelto en lugar de pura tierra para macetas. Una buena cantidad de corteza de pino y perlita en el substrato ayuda a dar a las raíces espacio para respirar y al agua para salir.

Problemas con Ficus lyrata | Higuera de hoja de violín

Infección bacterial

Las manchas marrones en las hojas de la higuera causadas por una infección bacteriana pueden ser similares a las causadas por la podredumbre de la raíz, lo que puede ser confuso.

Las diferencias incluyen que la podredumbre de la raíz es a menudo (aunque no siempre) más pronunciada en la parte inferior de la planta en lugar de en toda ella. Además, la coloración de las manchas suele ser de un marrón algo más claro en lugar de casi negro. Con pobredumbre, también es posible que el amarillamiento se extienda por toda la hoja en lugar de ser manchas concentradas.

La infección bacteriana es casi más difícil de combatir que la podredumbre de la raíz. Retira las hojas que parezcan tener signos de ella y trata de trasplantar tu higuera de hoja de violín. Asegúrate de que la tierra y la maceta drenan bien.

Quemaduras de sol

Un Ficus lyrata no se queja por un poco de sol, pero a veces puede ser demasiado intenso. Esto ocurre especialmente si cultivas tu planta en el exterior o si se expone de repente a una luz solar intensa después de haber estado en una zona más sombreada.

Las hojas quemadas por el sol no son demasiado difíciles de diagnosticar, aunque pueden presentarse de forma diferente según la gravedad de la quemadura y el tiempo transcurrido desde que se produjo. Van desde un aspecto casi blanqueado hasta un color amarillo o marrón claro. Obviamente, el problema suele concentrarse en la parte superior del arbol, ya que recibe el mayor impacto.

No hay mucho que se pueda hacer contra las quemaduras de sol una vez que se hayan producido. Coloca la planta en un lugar más protegido e introdúcela más gradualmente al sol si quieres mantenerla en ese lugar más luminoso. Puedes retirar las hojas dañadas, ya que desafortunadamente no se recuperarán.

Hoja dañada de Ficus lyrata, un árbol de interior.
Quemaduras de sol en una planta que fue trasladada a un balcón soleado sin un periodo de aclimatación.

Falta de agua

Es posible que las hojas de tu Ficus lyrata se vuelvan marrones y crujientes, empezando por los bordes y progresando hasta que la hoja simplemente se caiga. Esto puede ser una señal de falta de agua, especialmente si el problema se concentra en la parte inferior de la planta.

Si tu programa de riego funcionaba bien antes, considera qué puede haber cambiado y ajusta en consecuencia. La cantidad de agua que necesita una planta no es la misma durante todo el año. Regar una vez a la semana es un buen punto de partida, pero al final todo depende de la temporata, el substrato y el nivel de luz.

  • ¿Es verano? Durante los meses cálidos, las plantas de interior crecen activamente, aprovechando las altas temperaturas y el aumento de la luz. Esto significa que también consumen más agua y pueden secarse más rápidamente.
  • ¿Has trasladado tu Ficus a un lugar más luminoso? De nuevo, más luz significa más crecimiento y eso significa que probablemente tendrás que regar más de lo que estabas acostumbrado.
  • ¿Has aireado el substrato recientemente? Un problema menos conocido es que algunos tipos de substrato pueden compactarse alrededor de las raíces de tu planta, formando una bola densa que no deja pasar el agua. Mientras crees que le estás dando un buen trago a tu higuera de hoja de violín, puede que la humedad esté saliendo por los bordes de la maceta sin llegar a los raíces.

    Puede ser útil coger un palillo y meterlo repetidamente en el substrato para airearlo. Si la tierra estaba muy compactada, es mejor que trasplantes la Ficus lyrata a una mezcla más suelta la próxima primavera.

Consejo: A las plantas de interior no les gusta estar cerca de un calentador. También les gusta un poco de humedad en el aire, por lo que si la humedad es muy baja, es posible que quieras poner un humidificador.

Infestación

En algunos casos, las manchas marrones en un Ficus lyrata pueden significar que en tu casa hay visitantes inesperados. Una de las cosas que debes hacer siempre si veas que las hojas se oscurecen es comprobar el envés de las hojas, ya que es ahí donde les gusta esconderse a los bichos. Sobreviven chupando los jugos de tu planta. Las infestaciones fuertes pueden ser problemáticas.

Hay varios tipos de plagas de plantas y algunos de estos bichos pueden ser muy pequeños, por lo que es posible que necesites una lupa para facilitar la detección de los culpables. Algunos sospechosos comunes son, entre otros, los siguientes:

  • Ácaros: son tan diminutos que parecen pequeñas motas móviles. Lo que los delata fácilmente es la telaraña que forman en el envés de la hoja. No les gusta la humedad, así que comprueba el nivel de humedad de tu casa y considera la posibilidad de poner un humidificador para evitar futuros problemas con estos tipos después del tratamiento.
  • Cochinillas: posiblemente las más odiadas de todas, ya que son muy persistentes. Parecen pequeñas manchas blancas y peludas que prefieren la parte de la planta donde la hoja se une al tallo.
  • Pulgones: pequeños insectos verdes o negros. Son especialmente comunes si tu planta ha estado al aire libre durante el verano.
  • Mosquito del hongo: lo que verás son pequeñas moscas alrededor de tu planta, pero el verdadero problema está en el suelo. A las larvas de las moscas del substrato les encanta comer las raíces de las plantas, lo que hace que éstas no puedan mantener sus hojas. Les encanta la humedad y a menudo puedes combatirlas dejando que la tierra se seque más entre riegos.

Otras plagas de las plantas son los trips y las moscas blancas. Es posible que quieras familiarizarte un poco con todas ellas para poder reconocerlas si es necesario.

¿Qué puedes hacer si encuentras bichos en las hojas de tu Ficus lyrata? Hay muchos remedios caseros que puedes probar. El uso de aceite de neem diluido es bastante eficaz, aunque si no lo tienes a mano, puedes probar con una mezcla de agua y jabón para los platos. Comprueba cada semana si la infestación ha vuelto o no. También puedes considerar un insecticida comercial (natural).

Daños

Si tu Ficus lyrata ha sido transportado o trasladado recientemente, es posible que sus hojas hayan sufrido algún daño en el proceso. Por desgracia, las hojas de las plantas no se recuperan una vez dañadas. Puede que no se caigan, pero el desgaste seguirá siendo visible.

Los rasguños y mellas en las hojas suelen ir acompañados de un poco de color marrón alrededor de la zona afectada. Es molesto, pero no se puede hacer mucho.

Algunos prefieren quitar la hoja dañada por motivos estéticos, pero a mí me gusta dejarlas. De este modo, mi planta puede reabsorber después los nutrientes de ellas cuando llegue el momento de que se vayan de forma natural.

Quemaduras de fertilizante

Los Ficus lyrata son plantas grandes y a las plantas grandes les gusta un poco de fertilizante durante los meses de crecimiento. Sin embargo, el exceso de abono o la aplicación de alimentos para plantas en el momento equivocado también pueden provocar manchas marrones en las hojas.

Si crees que tu higuera de hoja de violín puede estar quemada por el fertilizante o si te has dado cuenta de que te has pasado con el abono, enjuagar la tierra con agua destilada debería ayudar. Asegúrate de no utilizar fertilizante durante los meses de invierno ni directamente después del trasplante. La planta no estará creciendo activamente y no podrá utilizar los nutrientes adicionales.

Guía de problemas con Ficus lyrata, una planta de interior.

Manchas negras en Ficus lyrata

Problema: Las hojas presentan manchas negras
Causas: Podredumbre de la raíz, infección (exceso de riego)

Si ves manchas negras en las hojas de tu Ficus (así como posibles manchas marrones y pérdida de hojas), puede ser una señal de sobreriego.

Raíces podridas

Como se ha comentado en la sección sobre las manchas marrones en las hojas, el riego excesivo de la higuera puede provocar la pudrición de las raíces. Se trata de un problema grave que debe tratarse lo antes posible.

En este caso, es fundamental retirar las raíces afectadas, trasplantar el árbol a un substrato y maceta que drenan bien y asegurarse de no regar en exceso. La podredumbre de las raíces puede estar causada por diferentes patógenos, muchos de los cuales son hongos.

Infección de hongos en las hojas

Las infecciones fúngicas también pueden causar manchas negras localizadas en las hojas de Ficus lyrata. Esto puede reconocerse por el hecho de que las manchas suelen aparecer justo en el centro de la hoja, en lugar de en los bordes como cuando pasa algo con las raíces.

Existen varios tipos de hongos que pueden atacar a nuestras plantas de interior y ninguno de ellos supone buenas noticias. Hay que aislar la planta, eliminar todas las hojas afectadas y empezar un régimen fungicida lo antes posible.

Infección bacteriana

Por último, volvemos a la infección bacteriana, de la que también se habló en la sección sobre las hojas marrones. Los problemas bacterianos pueden causar manchas marrones y negras en tu Ficus. Por desgracia, pueden ser graves. Aunque algunas infecciones bacterianas sólo causan lesiones localizadas, otras pueden devastar rápidamente toda la planta.

No siempre se puede hacer mucho contra las infecciones bacterianas. De nuevo, retira las hojas dañadas. Acerca tu nariz a la tierra y huélela. Si es desagradable (¡perdón por hacerte oler!), trasplanta la planta a un substrato que drene mejor. Asegúrate de no regar demasiado la planta.

Consejo: Además del mal drenaje y el exceso de agua, las condiciones de poca luz también aumentan la probabilidad de que se produzca podredumbre, problemas de hongos e infecciones bacterianas. Los Ficus lyrata necesitan una luz brillante para poder utilizar el agua que les proporcionas de forma eficaz y para prosperar.

Ficus lyrata desprendiéndose

Problema: Pérdida de follaje
Causas: Choque, falta de humedad, ubicación, exceso de riego

Si tu Ficus pierde hojas que se volvieron marrones o negras antes de que se cayeran, vuelve a la sección sobre hojas marrones o negras. Si se caen después de haber empezado a parecer marchitas o se caen cuando todavía parecen completamente sanas, quédate aquí.

  • La causa más común de la caída de las hojas de Ficus lyrata es el choque. Como se mencionó al principio de este artículo, a ninguna planta de interior le gusta que la muevan y las higueras de hoja de violín son especialmente quisquillosas al respecto. Si acabas de comprar o trasladar la tuya y se está desprendiendo, dale unas semanas.
  • Si las hojas de tu planta parecen estar decaídas y/o crujientes antes de caer, eso indica un problema relacionado con la humedad. ¿Es posible que estés regando poco? Si no es así, ¿podría ser que la humedad de tu casa sea muy baja? Puede que tengas que poner un humidificador.
  • ¿Has elegido una ubicación inadecuada para tu Ficus lyrata? No les gusta la oscuridad, ni tampoco estar cerca de un calentador o aire acondicionado. Tampoco aprecian las corrientes de aire ni los lugares propensos a los cambios de temperatura.
  • Por último, es posible que estés regando en exceso, aunque esto se asocia generalmente con un amarillamiento, pardeamiento o ennegrecimiento significativo de la hoja.
Ficus lyrata, una planta de interior, con falta de hojas.

Ficus lyrata con hojas decaídas

Problema: La planta parece marchita
Causas: Exceso de riego, falta de agua, compactación del sustrato

Si las hojas de tu higuera están decaídas y se vuelven amarillas o marrones, es un signo seguro de que estás regando demasiado para la cantidad de luz que recibe la planta.

Si la planta sólo tiene aspecto caída y posiblemente un poco crujiente, es más probable que no estés regando bastante. Esto también puede dar lugar a bordes de hoja marrones y crujientes, pero no siempre se presenta así. Si sospechas falta de agua, revisa la planta más a menudo. Si metes un dedo en la tierra, deberías notar una ligera humedad, aunque el substrato nunca debe estar mojado.

¿Crees que has regado lo suficiente, pero sigues viendo estos síntomas? Hay algunas causas potenciales:

  • Como ya se ha dicho, es posible tener que regar más de lo que crees si tu planta está en un lugar más luminoso de lo habitual (ya sea por haberla trasladado o por el comienzo del verano).
  • Es posible que la tierra se haya aglomerado alrededor de las raíces y que éstas no puedan llegar al agua, así que no olvides airear el substrato regularmente con un palillo.
  • Las macetas de terracota son porosas y expulsan la humedad a través de sus paredes. Esto puede ser una ventaja, pero también puede hacer que tu Ficus lyrata se seque rápidamente si está en un lugar muy soleado.

Consejo: Es normal que tu Ficus lyrata parece caído inmediatamente después de trasplantar. Has roto muchas de sus preciosas raíces capilares, por lo que no es capaz de absorber el agua tan bien. Debería estar bien después de 1-2 semanas de estar resentido.

Hoja nueva en Ficus lyrata, un árbol dei interior.
No tires tu Ficus lyrata inmediatamente: todavía puede tener vida por dentro.

Ficus lyrata con hojas amarillas

Problema: El follaje amarillea
Causas: Riego excesivo, falta de luz, falta de nutrientes

Al igual que ocurre con las hojas marrones, el amarilleo puede tener muchas causas, lo que hace que sea un poco difícil determinar el problema. Como siempre, tendrás que repasar meticulosamente los cuidados que le estás proporcionando a tu Ficus lyrata y ver dónde hay algo que va mal.

  • Para empezar, el sospechoso de siempre: ¿estás regando en exceso? Un suelo empapado y un drenaje inadecuado pueden provocar el amarillamiento, el pardeamiento y también el ennegrecimiento una vez que se produce la podredumbre de las raíces.
  • ¿Tu Ficus lyrata recibe suficiente luz? La falta de esa luz vital puede convertir a este árbol de interior en algo triste con hojas amarillas pálidas, falta de crecimiento, caída de hojas y prácticamente todo lo que puede ir mal. Es bastante difícil darle demasiada luz en el interior al menos que lo aclimates de forma adecuada. Tu planta querra todo el sol que le puedas dar.
  • Si tu higuera de hoja de violín está en un lugar bien luminoso y tu programa de riego parece correcto, ten en cuenta cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que alimentaste a la planta. Es posible que necesite un poco de fertilizante, especialmente si también ha pasado un tiempo desde la última vez que la replantaste. El substrato fresco suele contener nutrientes, pero una vez que se hayan agotado, apreciará algo de abono.
Hojas amarillas en Ficus lyrata

Hojas de Ficus lyrata enrollandose

Problema: Hojas que se curvan hacia dentro o hacia fuera
Causas: Exceso de riego, falta de agua, baja humedad, alteración de las raíces

El rizado de las hojas de un Ficus lyrata es común y no suele ser demasiado preocupante, sobre todo si la planta se recupera al cabo de unos días. Si no lo hace, los posibles culpables suelen ser los sospechosos habituales. Tanto el riego insuficiente como el excesivo pueden causarlo. La baja humedad también es una causa común del enrollamiento de las hojas.

Si ves que una hoja nueva se curva o está torcida, es posible que las raíces de la planta se hayan alterado de alguna manera, por ejemplo, debido al trasplante.

Manchas rojas en Ficus lyrata

Problema: Puntos rojos en las hojas
Causas: Normal, edema

¿Las hojas de tu Ficus lyrata están cubiertas de pequeñas manchas rojas? La causa más común es el edema, que puede afectar a todas las plantas de interior. Básicamente, si las raíces de una planta absorben más agua de la que pueden manejar, las células de las hojas se rompen. Esto deja esas típicas manchas rojas (o manchas muertas que parecen ampollas).

Un edema leve en tu Ficus no es algo de lo que debas preocuparte. Es feo, sí, pero a veces las imperfecciones simplemente ocurren. Las manchas rojizas en las hojas nuevas son muy comunes en Ficus lyrata y a medida que las hojas se oscurecen, no parecen tan prominentes.

Si el edema parece bastante grave y no deja de aparecer, quizá debas revisar tus hábitos de riego. El riego errático es una de las principales causas de estrés hídrico y, a su vez, de edema. ¿Tiendes a dejar que la planta se seque demasiado antes de volver a regar?

Aunque el edema es la causa más común de las manchas rojas en las higueras de hoja de violín, es importante comprobar también el envés de las hojas. Los ácaros, una plaga de la que se ha hablado antes, también pueden causar puntitos con este aspecto.

Hojas con manchas rojas en Ficus lyrata
Manchas rojas en hojas nuevas no suelen ser problemáticas.

Si tienes más preguntas sobre los problemas con estos árboles de interior, no dudes en dejar un comentario a continuación.

Dicho todo esto, antes de que te vayas, tengo que mencionar que las higueras de hoja de violín no son los árboles de interior más fáciles de cultivar. No te sientas mal si no has tenido éxito con el tuyo: no todas las plantas prosperan en todos los hogares, ya que hay muchos factores que influyen en la salud de las plantas de interior.

2 comentarios en «Problemas con Ficus lyrata | Con guía visual!»

    • Es casi imposible decirte con certeza qué ha causado un problema con tu planta, para eso tengo estos artículos, pero lo mas común es que sea por el agua del grifo (minerales acumulados), eso es posible? Si es el caso, enjuaga regularmente con agua destilada. Desafortunadamente las hojas no se pueden recuperar, pero yo suelo dejarlas hasta que se caigan solas porque la planta todavía puede usarlas para fotosíntesis. 🙂

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.