Cuidados del Ciclamen | Cyclamen sp.

El Ciclamen, especialmente el popular Cyclamen persicum, es un género de plantas de interior muy apreciado por sus coloridas flores. Son plantas preciosas cuando se cuidan adecuadamente. Muchos entusiastas de las plantas de interior descartan esta planta cuando las flores se mueren, algo que es una pena y no es necesario en absoluto.

Sigue leyendo para descubrir todo sobre el cuidado del Ciclamen.

Nombre(s) (común, científico) Ciclamen, Cyclamen sp.
Nivel de dificultad Fácil
Iluminación recomendada Indirecta
Agua Cuando está seca
Substrato Substrato para macetas + perlita + mantillo

Cuidado del Ciclamen: Habitat natural

Los aspectos más importantes del cuidado del Ciclamen son la ubicación y el agua.

Como ocurre con casi todas las plantas de interior, el hábitat y la forma de crecimiento natural dan una buena indicación de los cuidados que necesita esta planta:

  • El ciclamen crece a partir de un tubérculo. No aprecia el riego excesivo, ya que estos tubérculos comienzan a pudrirse con bastante facilidad.
  • En su hábitat natural mediterráneo, la mayoría de las especies de Ciclamen no pueden crecer durante los veranos calurosos. Han evolucionado para quedarse inactivo durante el verano. El ciclamen entrará en su periodo de latencia cuando suban las temperaturas.
  • Durante el periodo de latencia, las flores y las hojas mueren. El tubérculo, sin embargo, permanece muy vivo y listo para empezar a producir nuevo follaje.
  • En general, hay dos tipos de Ciclamen: los resistentes, que son adecuados para los jardines y para mantenerlos al aire libre, y los de interior (también conocidos como Ciclamen de floristería). Mira la etiqueta del tuyo para confirmar que es una planta de interior.

    El Cyclamen persicum es probablemente la variedad de interior más común, mientras que el Cyclamen hederifolium se desarrolla bien en el exterior.
Flores rojas del Ciclamen, una planta de interior.

Cuidado del Ciclamen: Ubicación y temperatura

Ubicación

Como ya se ha mencionado, el lugar en el que se coloca el ciclamen en casa es un aspecto muy importante para el cuidado de la planta.

El Ciclamen prefiere un lugar fresco sin luz solar directa. Como crecen de forma natural durante el otoño, el invierno y la primavera, el Ciclamen también aprecia la humedad en abundancia.

Además del riego regular, puedes colocar esta planta en un lugar húmedo, por ejemplo, cerca del baño. Esto no es imprescindible, pero puede ayudar.

Temperatura

Dado que la mayoría de los Ciclamen tienen un periodo de latencia estival, prefieren un sitio más fresco y sin sol intenso. Esto imita las condiciones invernales en las que normalmente crece la planta cuando se activa.

Hay que tener en cuenta que la situación en nuestros hogares durante el invierno no suele ser la ideal para el Ciclamen. En lugar de fresco y algo húmedo, está seco y tratamos de mantenerlo caliente.

Recuerde que a esta planta no le gustará en absoluto estar cerca de un calefactor. El calor secará el bulbo demasiado rápido y las temperaturas serán demasiado altas.

Flores rosas del Ciclamen, una planta de interior.

Cuidado del Ciclamen: Substrato y (re)plantación

Dado que el Ciclamen prefiere el riego por la parte inferior, es una buena idea utilizar una maceta interior extraíble con agujeros de drenaje dentro de la maceta exterior decorativa.

Si quieres trasplantar tu Ciclamen, lo mejor es esperar hasta el pleno verano, cuando la planta haya entrado en reposo.

La tierra para macetas basada en la marga, combinada con un poco de perlita y mantillo, suele ser una buena opción. Esta mezcla permite que el agua drene fácilmente, lo que puede ayudar a evitar que los tubérculos se pudran.

Cuidado del Ciclamen: Riego

Puede ser bastante difícil saber con qué frecuencia deberías regar tu Ciclamen y cuál es la mejor manera de hacerlo.

Hay que tener en cuenta algunas cosas en relación con el calendario y el método de riego.

  • El Ciclamen tiene tubérculos. Aunque algunos estarán bien si se les riega desde arriba, el agua puede tener problemas para llegar a las raíces de esta manera y cualquier agua que se asiente en la parte superior del tubérculo o en las hojas/tallos durante largos períodos de tiempo puede causar putrefacción.
  • Por lo tanto, el éxito será mayor si utilizas una maceta interior que puedas sacar y colocar en un plato con agua.
  • Al Ciclamen le gusta el agua en abundancia, pero no le gusta que la tierra esté húmeda todo el tiempo. Cuando la tierra se seca al tacto, es el momento de regar, normalmente una o dos veces por semana. Deja siempre que drene el exceso de agua.
  • No esperes demasiado. Una vez que la tierra esté seca, la planta puede empezar a sufrir rápidamente, provocando la caída de las flores, la caída de las hojas o su muerte.
Flores rosas del Ciclamen, una planta de interior.

Cuidado del Ciclamen inactivo: Qué hacer con un Ciclamen con hojas amarillas?

Si has decidido no tirar tu Cyclamen una vez que el periodo de latencia comienza y sus flores desaparecen, hay algunas cosas que puedes hacer para asegurarte de que volverá a ser una planta sana.

Un Ciclamen con hojas amarillas al final de la primavera no es nada preocupante. Su planta simplemente está hibernando.

  • Hacia abril o mayo, es probable que las hojas y las flores amarilleen y se mueran. Esto no es motivo de preocupación. Puedes optar por eliminar las hojas muertas o dejarlas.
  • Traslada la maceta a un lugar fresco y seco (el exterior es una opción siempre que no le dé la luz del sol directa ni la lluvia) y trata de dejarla en paz durante los próximos meses. No es necesario regarla y, de hecho, ¡hará que el tubérculo se pudra!
  • Un Cyclamen inactivo puede parecer completamente muerto desde el exterior, pero el tubérculo está esperando a que llegue el otoño.
  • Una vez llegado el momento, puedes trasplantar el tubérculo como se ha descrito anteriormente y dar a la tierra un buen remojo para que se despierte. El nuevo crecimiento debería empezar a aparecer pronto y, una vez que lo haga, podrás reanudar tu programa normal de riego y alimentación.
Flor del Ciclamen, una planta de interior.

Cuidado del Ciclamen: Abono

El ciclamen no requiere mucho abono. Puedes utilizar un abono normal para plantas de interior una vez al mes cuando la planta no esté inactiva.

Como ocurre con muchas plantas de interior con flor, alimentarlas más no ayudará a producir más flores: habrá más crecimiento de las hojas pero la floración se verá inhibida. Sin embargo, con la cantidad de flores que suele producir esta especie a lo largo del año, esto no debería ser un problema.

¿El Ciclamen es tóxico para los perros y los gatos?

La ASPCA y otras fuentes consideran que el Ciclamen es tóxico tanto para los perros como para los gatos.

Contiene saponinas irritantes que pueden causar problemas desagradables como vómitos y diarrea cuando se comen, así como problemas más graves cuando se ingieren grandes cantidades de la planta.

En definitiva, ten mucho cuidado con esta planta si tienes un gato o un perro.


Si todavía tienes preguntas sobre el cuidado del Ciclamen o quieres compartir tus propias experiencias con estas magníficas plantas florecientes, no dudes en dejar un comentario a continuación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.