Cómo reproducir suculentas | En 3 pasos sencillos

¿Alguna vez has mirado una suculenta y has pensado: «Ojalá pudiera multiplicar esta planta»? Pues bien, ¡puedes hacerlo! La propagación de suculentas a partir de hojas y esquejes es muy fácil y se pueden dividir estas plantas infinitamente. La propagación también es una buena opción si tus suculentas se vuelven demasiado altas.

Sigue leyendo para descubrir una guía paso a paso sobre cómo reproducir suculentas.

Propagación de suculentas paso uno: Consigue tus esquejes

Cómo reproducir suculentas a partir de las hojas

Para muchas de las especies populares, la propagación de las suculentas es posible con una sola hoja. Han evolucionado para echar raíces y, finalmente, crear una pequeña planta nueva a partir de cualquier hoja que caiga de la planta madre.

Para quitar una hoja, no la cortes por el medio: simplemente retuércela con cuidado. No todas las suculentas crecen a partir de las hojas, pero si no quieres tener que rastrear la web para ver si la tuya lo hará, la mejor opción es simplemente intentarlo.

Esquejes de suculentas | Cómo propagar una suculenta

Cómo reproducir suculentas a partir de esquejes

El inconveniente de cultivar una suculenta a partir de una sola hoja es que acabarás con una planta diminuta que necesitará bastante tiempo para alcanzar un buen tamaño. Si quieres prescindir de eso y empezar con una planta de mayor tamaño, también es posible la propagación de suculentas mediante esquejes.

Obtener un esqueje significa cortar una rama lateral o la parte superior de una suculenta con un cuchillo afilado y limpio. Una vez plantado este esqueje, seguirá creciendo de manera habitual, lo que significa que básicamente puedes elegir el tamaño de tu nueva planta.

¿Sabías que? Después de obtener tus hojas o esquejes, deja que se sequen durante unos días. Yo suelo dejar los míos alrededor de una semana o hasta que tengo tiempo de prepararlos. Este periodo de secado ayuda a evitar que el esqueje se pudra en el futuro.

Cómo reproducir suculentas mediante división

Muchas de las suculentas que no se pueden propagar por esquejes producen vástagos que puedes utilizar para dividirlas.

El Aloe barbadensis es un buen ejemplo: no se pueden sacar esquejes de esta especie, pero la planta madre producirá vástagos que aparecerán a su alrededor en la tierra. Puedes dejar estas «crías» en la misma maceta o plantarlas por separado para ampliar tu colección.

Sólo hay que esperar a que los vástagos aparezcan junto a la planta madre y utilizar un cuchillo afilado y limpio para cortar su conexión. En muchos casos, estos brotes ya tienen su propio sistema de raíces, lo que significa que separarlos es la forma más rápida de propagar una suculenta.

Esquejes de suculentas | Cómo propagar una suculenta

Propagación de suculentas paso dos: Preparar una maceta

Una vez que hayas obtenido tus hojas/esquejes de suculentas y los hayas dejado secar durante un tiempo, es el momento de preparar una maceta.

Si tienes muchas hojas o esquejes para propagar, una maceta relativamente baja y ancha debería funcionar para no tener que colocarlas todas en macetas individuales. O incluso puedes utilizar un cartón de huevos para proyectos de propagación de hojas individuales.

Sea cual sea el tipo de maceta que elijas, ten en cuenta que siempre debe disponer de drenaje en forma de agujero en el fondo. Las raíces de las suculentas no han evolucionado para soportar el agua estancada.

Muchos aficionados a las suculentas optan por la terracota, que permite que la tierra se seque más rápidamente porque el agua puede evaporarse a través de sus paredes porosas.

Una vez que tengas la maceta, rellénala con una mezcla de tierra para cactus ya preparada o una mezcla 50/50 de tierra para macetas y material arenoso. La perlita, la piedra pómez o la roca volcánica triturada deberían funcionar bien.

Esquejes de suculentas en macetas | Cómo propagar una suculenta

Propagación de suculentas paso tres: Esperar

Si has decidido propagar tus suculentas a partir de hojas, puedes colocarlas simplemente sobre la tierra de la maceta. No es necesario enterrarlas ni introducirlas en el sustrato. A continuación, sólo tienes que trasladar el recipiente a un lugar con mucha luz solar indirecta. Y luego, ¡A esperar!

Mientras esperas a que aparezcan las pequeñas suculentas, riega regularmente rociando las hojas una vez que la tierra se haya secado. Recuerda que, como ocurre con todas las suculentas, puede ser un poco difícil encontrar un equilibrio al regar. La tierra no debe estar ni demasiado húmeda ni demasiado seca.

No todas las hojas producirán nuevas suculentas, pero verás que aparecen pequeñas raíces y eventualmente hojas en algunas de ellas después de un tiempo. Felicidades, ahora tienes una suculenta bebé!

Consejo: Las mini suculentas que se forman a partir de una hoja son muy frágiles. Es mejor no tocarlas hasta que sean un poco más grandes.

Durante el invierno, el proceso de propagación de las suculentas puede durar unas semanas, mientras que en verano puede ser mucho más rápido. Cubre las pequeñas raíces con un poco de tierra y sigue regando; puedes retirar con cuidado la hoja original al cabo de un tiempo o dejarla hasta que se caiga sola.

Si estás propagando suculentas a partir de esquejes, el proceso es un poco diferente. No tienes que esperar a que se forme una nueva suculenta, así que puedes meter el tallo en la tierra y ¡listo! Pulveriza con regularidad hasta que empieces a ver algún crecimiento en los esquejes y, a continuación, cambia con cuidado a un programa de riego normal para suculentas.

Consejo: ¿No estás seguro de si tu esqueje ha echado raíces? Si han pasado unas semanas, puedes darle un suave tirón. ¿Notas alguna resistencia? Eso significa que se han formado raíces. En cuanto veas que aparecen nuevas hojas, sabrás que has propagado con éxito tu suculenta.

Esqueje de hoja de suculenta en maceta.

Propagación de suculentas en el agua

Si te preguntas si la propagación de suculentas en agua también es una opción: ¡lo es! No es el método más habitual, ya que estas plantas enraízan muy bien en el suelo, pero sin duda es una opción. ¿Y a quién no le gusta el aspecto de unos bonitos jarrones con esquejes de suculentas de colores en una bonita estantería?

La propagación de suculentas en el agua es más fácil con los esquejes. Para ello, basta con llenar un jarrón hasta la mitad y meter el esqueje para que el fondo quede sumergido.

Si utilizas hojas, puedes usar un vaso más ancho y cubrir la parte superior con film de plástico, haciendo pequeños agujeros para que entre cada hoja. De este modo, podrás introducir la hoja en el film de plástico y colocarla de forma que la punta toque el agua.

Una vez instaladas los esquejes, coloca el jarrón en un lugar que reciba abundante luz indirecta (el sol pleno es demasiado fuerte). Lo bueno de este método es que, si utilizas un recipiente translúcido, podrás ver cómo aparecen las raíces de los esquejes. Una vez que esto ocurra, puedes seguir las instrucciones de enmacetado mencionadas anteriormente.

Esquejes de cactus y suculentas en vasos de agua.

Cultivo de suculentas a partir de semillas

¿Te consideras una persona con un nivel de paciencia superior a la media? ¿Un entusiasta de las suculentas? Si puedes esperar hasta un año o más para ver buenos resultados, puedes intentar cultivar tus propias suculentas a partir de semillas. Es divertido y gratificante, aunque cueste mucho tiempo.

Para cultivar suculentas a partir de semillas, primero tendrás que encontrar algunas de alta calidad. Los sitios web como Amazon y AliExpress tienen un montón de vendedores que prometen todo tipo de especies suculentas exóticas, pero su fiabilidad es muy baja. Muchas de estas semillas no brotarán en absoluto, o si lo hacen, acabarás con una maceta llena de malas hierbas. Busca un vendedor de confianza.

El proceso de cultivo de suculentas a partir de semillas es el mismo para casi todas las especies, al menos hasta que las plántulas tienen unos meses de edad. Es bastante sencillo:

  • Puedes utilizar una maceta normal o una bandeja para semilleros. Un recipiente ancho y poco profundo también funciona bien.
  • Llena el recipiente con una tierra arenosa para suculentas y humedece bien el medio.
  • Espolvorea las semillas en la tierra, asegurándote de no utilizar demasiadas en cada maceta. Esta es una de las partes más difíciles, ya que las semillas de las suculentas pueden ser muy pequeñas, lo que las hace difíciles de manejar.
  • Cubre el recipiente con film de plástico para crear un mini invernadero.
  • Coloca el recipiente en un lugar bien iluminado, pero evita el sol directo. Un lugar agradable y cálido podría ser una ventaja.
  • Espera. El medio debería permanecer húmedo gracias al film de plástico que lo cubre, así que probablemente no tendrás que hacer nada en absoluto durante unas semanas.
  • Cuando veas que salen pequeñas plántulas (¡y son diminutas!), puedes retirar el film de plástico.
  • Humedece la tierra a diario. Lo más fácil es hacerlo con una botella de spray, ya que de lo contrario te arriesgas a que las plántulas se desparramen.
  • Cuando empiecen a parecerse un poco más a las suculentas de verdad, puedes pasar a un programa de riego normal.
  • Al cabo de un año, más o menos, puedes trasladar tus pequeñas suculentas a sus propias macetas individuales.

Si tienes más preguntas sobre cómo reproducir suculentas o quieres compartir tus propias experiencias con la propagación de suculentas, no dudes en dejar un comentario a continuación. 🌱

2 comentarios en «Cómo reproducir suculentas | En 3 pasos sencillos»

    • Desafortunadamente muchas veces con las semillas de AliExpress, solo germina mala hierba. Espero que funcione, pero si no, la proxima vez podrías considerar una tienda online de confianza que venda semillas 🙂

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.