Cómo cuidar venus atrapamoscas | Dionea muscipula

La Dionea muscipula, también conocida como venus atrapamoscas, es probablemente la planta carnívora más popular de todas. Es una divertida compra impulsiva, pero mantenerla viva es otra cosa. La mayoría de las atrapamoscas no sobrevive por mucho tiempo. Si acabas de comprar una, a lo mejor te preguntas cómo cuidar venus atrapamoscas.

Por suerte, no es imposible mantener esta planta feliz y sana: sólo necesita unos cuidados diferentes a los de la mayoría de las plantas de interior. ¡Aprende todo lo que tienes que saber sobre cómo cuidar tu venus atrapamoscas!

Nombre(s) (común, cientifico) Venus atrapamoscas, Dionea atrapamoscas, Dionea muscipula
Nivel de dificultad Difícil
Iluminación recomendada Sol directo
Agua Mantener humeda
Substrato Substrato para carnívoras

Dionea muscipula: Habitat natural

Como con todas las plantas de interior, es conveniente tener en cuenta el hábitat natural si quieres saber cómo cuidar venus atrapamoscas. Estas plantas crecen de forma natural en las ciénagas subtropicales de las Carolinas (Norteamérica).

El suelo de estas zonas es muy pobre en nutrientes, lo que les ha llevado a desarrollar su capacidad insectívora. El suelo está casi constantemente húmedo y son pocos los árboles que pueden crecer. El refugio es escaso y las atrapamoscas están expuestas a una gran cantidad de luz solar directa.

Venus atrapamoscas, una planta carnívora cientificamente conocida como Dionea muscipula, en maceta de plastico azul.

Dionea muscipula: Luz, ubicación & temperatura

Luz

Como las venus atrapamoscas no están protegidas por los árboles en su hábitat natural, están acostumbradas a recibir bastante sol. Esto significa que agradecerán una ubicación luminosa en el hogar con el mayor sol directo posible. Busca el alféizar más soleado que puedas ofrecer.

Incluso puedes trasladar tu Venus atrapamoscas al exterior durante el verano si no dispones de un lugar suficientemente luminoso en el interior.

Ubicación

Estas plantas se encuentran naturalmente en ambientes húmedos, lo que significa que aprecian un poco de humedad en el hogar.

Regar con frecuencia puede ser suficiente, pero si encuentras regularmente trampas muertas y crujientes, es posible que convenga trasladar tu atrapamoscas a un sitio más húmedo.

Temperatura

Las venus atrapamoscas pueden sobrevivir en una gran variedad de temperaturas, ya que los pantanos en los que crecen son subtropicales.

La temperatura ambiente funciona bien, pero también se pueden cultivar en el exterior durante el verano e incluso soportan ligeras heladas.

Hojas de Venus atrapamoscas, una planta carnívora cientificamente conocida como Dionea muscipula, con fondo de color rosa.

Dionea muscipula: Latencia

Como muchas otras plantas carnívoras, las venus atrapamoscas necesitan un periodo de descanso anual durante el invierno.

Durante este tiempo, la planta entra en latencia, lo que significa que algunas o todas las trampas mueren y no aparece ningún nuevo crecimiento. No es lo más bonito, pero no es algo que se puede evitar.

Para provocar el letargo, traslada tu venus atrapamoscas a una habitación sin calefacción y reduce los riegos a una o dos veces al mes. Cuando llegue la primavera y empiece a hacer calor, puedes volver a colocar la atrapamoscas en su posición normal. Esto debería provocar la aparición de nuevos brotes.

¿Sabías qué? Si el tema de latencia te parece demasiado complicado, podrías considerar otro tipo de planta carnívora. Los rocíos del sol como la Drosera capensis no necesitan un periodo de descanso.

Dionea muscipula: Substrato & (re)plantación

Uno de los aspectos más importantes (y complicados) del cuidado de la venus atrapamoscas es el substrato.

  • Como ya se ha comentado, estas plantas crecen de forma natural en suelos pobres en nutrientes. Se han adaptado completamente a obtener sus nutrientes de otra manera: atrapando insectos.
  • Por ello, las mezclas de tierra normales no le servirán a tu venus atrapamoscas. De hecho, utilizar una tierra rica en nutrientes, como tierra normal para macetas, puede matar a esta planta.
  • Por suerte, mezclar tu propio substrato para plantas carnívoras no es demasiado complicado si sabes lo que se necesita. Sólo tienes que combinar un 50% de musgo sphagnum y un 50% de perlita o arena y ya está todo listo.
  • Como las venus atrapamoscas aprecian la tierra muy húmeda pero necesitan algo de drenaje, las macetas de plástico de vivero con agujeros de drenaje deberían funcionar bien.
  • El trasplante puede hacerse una vez al año para refrescar la tierra y/o cambiar la planta a un recipiente más grande si es necesario.
Venus atrapamoscas, una planta carnívora cientificamente conocida como Dionea muscipula, en el sol en el exterior.

Dionea muscipula: Agua

Las venus atrapamoscas están acostumbradas a la humedad y aprecian el agua en abundancia. Una cosa importante que hay que tener en cuenta es que ellas (y otras plantas carnívoras) no toleran los minerales que contiene el agua normal del grifo. El agua de lluvia funciona bien, aunque también puedes comprar agua destilada o desmineralizada y utilizarla en su lugar.

Durante la temporada de crecimiento, mantén siempre la tierra de tu atrapamoscas bien húmeda. Regar desde abajo es lo más fácil: basta con verter agua en la bandeja o el platillo sobre el que está la maceta. El musgo Sphagnum la absorberá y la transportará a las raíces de la planta. No dudes en regar generosamente.

Como se ha mencionado anteriormente, la situación es un poco diferente durante el periodo de inactividad invernal. Si tu planta está inactiva, reduce el riego y deja que la tierra se seque más. Regar una vez cada dos semanas aproximadamente debería funcionar bien.

Venus atrapamoscas, una planta carnívora cientificamente conocida como Dionea muscipula, bajo luz artificial.

Alimentar Dionea muscipula

Como se han adaptado a atrapar los nutrientes por sí mismas, las venus atrapamoscas no responden bien al abono normal para plantas de interior. En vez de eso, puedes ayudar a estimular su crecimiento colocándolas en el exterior para que atrapen muchos insectos durante el verano, o alimentándolas tú mismo.

Para alimentar a tu venus atrapamoscas, coloca un insecto (vivo o muerto) en una de sus trampas. Las trampas se activan con el movimiento y se cierran si los diminutos pelos de su interior detectan movimiento. Si el alimento está vivo, la trampa se cerrará enseguida; si está muerto, ayúdale a provocar los pelos tú mismo.

Después de que la trampa se haya cerrado, asegúrate de «masajear» suavemente los lados entre las yemas de los dedos. Esto confirma a la trampa que no se trata de una falsa alarma y hace que se cierre completamente. Y ya está. La comida será digerida y la trampa volverá a abrirse en unos días.

¿Sabías qué? Ten en cuenta que las trampas no funcionan indefinidamente y que cerrarlas consume bastante energía de la planta. Aunque activarlas con los dedos es divertido, lamentablemente no es una buena idea. Una trampa se volverá inactiva después de unos cinco cierres y, por tanto, perderá su capacidad de atrapar presas.

Comprar Dionea muscipula

Las venus atrapamoscas son bastante populares, pero no siempre son las plantas más fáciles o baratas de encontrar. Todas las venus atrapamoscas son de la misma especie (Dionaea muscipula), pero hay varios cultivares que pueden ser más o menos caros que otros.

Entre los cultivares populares de Dionea muscipula se encuentran ‘B52’ (que tiene trampas muy grandes), ‘Akai Ryu’ (con trampas de color rojo oscuro) y ‘Fused Tooth’ (cuyas trampas tienen dientes fusionados).

¿La Dionea muscipula es tóxica para los perros y los gatos?

No. Si tu mascota se come tu venus atrapamoscas, puede que le cause un poco de dolor de barriga, pero no debería hacer más daño que eso.


Si tienes más preguntas sobre cómo cuidar venus atrapamoscas o si quieres compartir tus propias experiencias con esta impresionante planta asesina de bichos, ¡no dudes en dejar un comentario abajo! 🌱

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.