Cómo germinar mango | En 5 pasos fáciles

En este artículo hablaremos de cómo germinar mango a partir de una semilla. ¡Al igual que con la propagación de la mayoría de las plantas, no es nada difícil! Un buen proyecto para intentar con los niños o si simplemente quieres una nueva planta para añadir a tu colección.

Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre cómo germinar mango a partir de una semilla, en 5 pasos fáciles.

Cómo germinar mango paso 1: Abrir la cáscara

La primera parte de nuestro viaje de germinar mango es bastante sencilla. ¡Comprar un mango! Existen muchas variedades de mango, todas ellas perfectas para reproducirse en casa.

Prepara una deliciosa ensalada de frutas y guarda el hueso grande que encuentras en el centro del mango para nuestro proyecto.

  • Verás que el hueso que tienes ahora no es ideal para convertirse en un árbol tal cual. Está cubierto de trozos de carne de mango que se pudrirán si lo plantas así.
  • Por suerte, esto es sólo una cáscara: lo que buscamos es la semilla real que lleva dentro. Para encontrar la semilla, tendrás que abrir la cáscara.
  • Con mucho cuidado, se introduce la punta de un cuchillo en la costura de la parte superior de la cáscara, donde es más débil, y se abre. Parece difícil, pero en realidad fue mucho más fácil de lo que pensaba soltar la semilla.
  • Una vez abierto el hueso, mira bien la semilla de mango para comprobar si es viable.
  • Los mangos comprados en la tienda suelen haber recorrido grandes distancias, lo que a veces puede dar lugar a una semilla podrida o arrugada. Si este es el caso, lamentablemente tendrás que comprar una nueva fruta, ya que es poco probable que esta semilla pueda producir un nuevo árbol.
Semilla germinada de mango | Cómo germinar mango en 5 pasos

Cómo germinar mango paso 2: ¿Agua o substrato?

Si tu semilla de mango parece viable, es el momento de iniciar el proceso de propagación. En realidad, hay tres formas de cultivar un árbol de mango a partir de una semilla y la que elijas depende de tus propias preferencias.

  • Germinar semilla de mango en agua. Este es mi método personal favorito porque no hace falta regar mi plántula de mango y puedo ver el proceso de crecimiento de cerca.

    Para cultivar una semilla de mango en agua, lo único que tienes que hacer es encontrar un recipiente adecuado para colocar la semilla, lo que puede ser un poco difícil debido a su forma. Llena el recipiente y asegúrate de que nunca se seca.
  • Geminar semilla de mango en substrato. Para cultivar el árbol de mango en tierra, prepara una maceta con un poco de tierra para macetas mezclada con perlita para mejorar el drenaje.

    A mí me gusta cubrir sólo parcialmente la semilla con tierra para poder vigilarla de cerca, pero también puedes sembrarla un poco más profunda y dejarte sorprender.
  • El método de la toalla de papel. Se trata de una combinación de los otros dos métodos de germinar mango. Consiste en colocar la semilla en un recipiente con agua en un lugar cálido durante unas 24 horas.

    Después de este tiempo de remojo, envuelves la semilla en toallas de papel húmedas y colocas el paquete en una bolsa ziploc o en un tupper. Deja una pequeña abertura para que pase el aire fresco y coloca la semilla en un lugar cálido y luminoso para que germine. No olvides volver a humedecer las toallas de papel con regularidad.
Semilla de mango | Cómo germinar mango en 5 pasos

Cómo germinar mango paso 3: Esperar

Una vez elegido el método de plantación y colocada la semilla de mango en su recipiente, es hora de tener paciencia. Si las condiciones son adecuadas, con temperaturas cálidas, mucha luz y buena humedad, es posible que veas actividad dentro de una semana. En otras circunstancias, puede tardar hasta un mes.

Mientras esperas a que tu semilla de mango germine, asegúrate de mantener el nivel de agua en tu recipiente lo suficientemente alto (si se cultiva en agua), la tierra ligeramente húmeda (si se cultiva en una maceta) o las toallas de papel húmedas (si se utiliza el método de las toallas de papel).

Mantén el recipiente en un lugar cálido y luminoso, como el alféizar de una ventana. Si cultivas la semilla en agua o en tierra, puedes incluso colocarla en el exterior, en un lugar protegido, si coincide con el verano.

Cómo germinar mango paso 4: Tu nuevo árbol de mango

Si todo va bien y no hay signos de podredumbre u hongos en tu semilla de mango, notarás que empieza a brotar un pequeño tallo con el comienzo de las hojas después de una a cuatro semanas. Enhorabuena, ¡ha nacido un pequeño árbol de mango!

¿Estás cultivando tu árbol de mango en tierra? Entonces, no hay nada más que hacer en este momento, excepto seguir manteniendo la tierra ligeramente húmeda y proporcionar mucha luz.

Si tu semilla de mango está en agua o todavía envuelta en sus toallas de papel, puedes pasar al paso final de trasplantar en este punto.

Semilla de mango germinada en un vaso de agua.

Cómo germinar mango paso 5: Trasplantación

Para trasplantar la semilla de mango a un recipiente más permanente, busca una maceta con un agujero de drenaje en el fondo. Rellénala con tierra para macetas que retenga la humedad, pero añade también un poco de perlita para que el exceso de agua pueda drenar fácilmente. Así evitas que se pudra tu querida plántula.

Coloca la semilla en la tierra con la raíz hacia abajo y cúbrela con un poco de tierra, asegurándote de no dañar el tallo. Asegúrate de mantener la tierra ligeramente húmeda (¡pero nunca mojada!).

Después de esto, tu plántula de mango se encargará del resto. No te preocupes si el tallo y las hojas parecen un poco caídos después de la mudanza: a las plantas no les gusta mucho el paso del agua a la tierra. Se recuperará pronto después de pasar un tiempo adaptándose y formando su sistema de raíces bajo tierra.

Árbol recién germinado de mango.

Para tener en cuenta…

  • Ten paciencia. El cultivo de plantas a partir de semillas casi nunca es un proceso rápido y no es diferente con el mango. Esto es especialmente aplicable si estás haciendo este proyecto durante el invierno.

    Con la falta de luz y las bajas temperaturas, puede pasar más de un mes antes de que veas algún movimiento. No pierdas la esperanza: mientras el hueso del mango no se esté pudriendo, no hay que preocuparse.
  • Fructificación. El árbol de mango puede tardar mucho tiempo en producir frutos (más de 6 años). Si cultivas tu mango en el interior, no tengas demasiadas esperanzas. Necesita más espacio y luz para fructificar de lo que la mayoría de nosotros puede ofrecer en casa.

    Además, dado que muchos árboles frutales son injertados, es posible que la fruta de tu árbol cultivado en casa no se parezca mucho a la fruta original. Puede resultar más pequeña y menos sabrosa. Por suerte, el árbol en sí mismo es bastante decorativo y una adición encantadora a tu colección de plantas.
  • En el exterior. Si tu clima lo permite, puedes plantar tu árbol de mango en el exterior y cultivarlo allí. Los mangos adoran las regiones tropicales y no son resistentes a las heladas.

    Si hace frío durante el invierno, puedes considerar la posibilidad de cultivar tu árbol en una maceta grande y llevarlo al interior una vez que llegue el otoño y la temperatura empiece a bajar.
  • Un atajo. ¿No te apetece esperar a que tu pequeña semilla de mango brote, crezca un árbol y dé frutos? Hace falta mucha paciencia.

    Por suerte, hay vendedores que venden pequeños árboles de mango injertados que ya tienen un buen tamaño y que producen frutos mucho más rápido de lo que lo haría un mango cultivado en casa.

Si tienes más preguntas sobre cómo cultivar mango a partir de una semilla o quieres compartir tus propias experiencias, ¡no dudes en dejar un comentario abajo! 🌱

2 comentarios en «Cómo germinar mango | En 5 pasos fáciles»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.