Schlumbergera gaertneri | Cactus de Pascua cuidados

Schlumbergera gaertneri (junto con Schlumbergera x graeseri y rosea) es más conocido como cactus de Pascua. Su nombre común hace referencia a su temporada de floración: las preciosas flores rosas o blancas suelen aparecer a finales de la primavera.

Con los cuidados adecuados, tu cactus de Pascua puede prosperar y volver a florecer durante muchos años. Sigue leyendo para descubrir todo lo que hay que saber sobre el cuidado de un cactus de Pascua y el cultivo de este cactus en casa.

Nombre(s) (común, cientifico) Cactus de Pascua, Schlumbergera gaertneri, también incorrectamente Rhipsalidopsis gaertneri o Hatiora gaertneri
Nivel de dificultad Medio
Iluminación recomendada Brillante e indirecta
Agua Mantener ligeramente humeda
Substrato Arenoso

Cactus de Pascua: Habitat natural

A diferencia de muchas otras suculentas que solemos tener como plantas de interior, el cactus de Pascua es epífito y se da de forma natural en las selvas brasileñas. Su patrón de crecimiento (sobre árboles y rocas) y su hábitat natural hacen que su cuidado sea diferente al de sus primos del desierto: más agua y menos luz.

Los cuidados del cactus de Pascua son similares a los de otros cactus «estacionales» del género Schlumbergera, como el cactus de Navidad, que florece durante el invierno.

Flores rosas del cactus de Pascua (Schlumbergera gaertneri)

Cactus de Pascua: Luz, ubicación y temperatura

Luz

Dado que el cactus de Pascua se encuentra de forma natural en los bosques, donde la mayor parte de la luz solar directa está bloqueada por los árboles más grandes, no les gusta estar expuestos a los abrasadores rayos del sol de la tarde.

En vez de eso, proporciona una luz brillante pero indirecta y, posiblemente, un poco de sol a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

La floración del cactus de Pascua depende tanto de la luz como de la temperatura. Para evitar que haya pocas o ninguna flor, asegúrate de que tu cactus de Pascua no esté expuesto a ninguna luz durante la noche en los meses anteriores al periodo de floración.

Esto significa que, a partir del mes de enero, hay que procurar cerrar completamente las cortinas y apagar todas las luces de la habitación en la que se encuentra el cactus después de la puesta de sol.

Ubicación

Las selvas tropicales, como las que estos cactus naturalmente llaman hogar, son bastante húmedas. Esto significa que el hogar medio podría ser un poco demasiado seco para ellos.

Proporcione la humedad que le gusta a tu cactus de Pascua colocándolo en la cocina/baño o utilice un humidificador.

Temperatura

El cactus de Pascua es una planta tropical, lo que significa que no soporta bien las temperaturas muy bajas. No expongas tu cactus de Pascua a las heladas. Aunque esta planta puede colocarse en el exterior durante el verano, en los climas fríos debe volver al interior antes de que empiecen a bajar las temperaturas.

Se necesita una temperatura invernal un poco más baja antes de que se formen los capullos, pero una vez que la planta se prepara para florecer, se requiere un entorno más cálido.

Cactus de Pascua (con las hojas más redondas) plantada con cactus de Día de Acción de Gracias (con las hojas más puntiagudas).
Cactus de Pascua (con las hojas más redondas) plantada con cactus de Día de Acción de Gracias (con las hojas más puntiagudas).

Cactus de Pascua: Substrato y (re)plantación

El cactus de Pascua es una especie epífita que crece sobre árboles y rocas, lo que significa que no está acostumbrado a que sus raíces estén en un suelo compacto. Para imitar sus hábitos naturales de crecimiento, utiliza una mezcla ligera y gruesa.

Puedes comprar tierra para suculentas, pero es igual de fácil mezclarla tú mismo con partes iguales de perlita y tierra para macetas.

Cuando plantes tu cactus de Pascua, ten en cuenta que sus hojas empezarán a colgar de forma natural hacia abajo a medida que crezca. Esto significa que es una excelente opción para una maceta colgante.

Cactus de Pascua: Agua

El riego es el punto en el que los cuidados de los cactus de Pascua suelen fallar. El hecho de que sean cactus lleva a muchos amantes de las plantas a creer que no necesitan mucha agua y que su suelo debe estar muy seco en todo momento. Como resultado, la planta empezará rápidamente a tener un aspecto caído, arrugado y triste.

Por suerte, esto puede evitarse fácilmente tratando a tu cactus de Pascua como el cactus forestal que es. Manténgalo siempre ligeramente húmedo pero evita que se moje demasiado: una tierra constantemente empapada provocará la putrefacción de las raíces. La única excepción es el periodo posterior a la floración. Para que la planta descanse, hay que limitar los riegos durante aproximadamente un mes.

El programa de riego exacto dependerá de la cantidad de luz que reciba la planta, pero regar una o dos veces por semana debería ser un buen comienzo.

Cactus de Pascua (con las hojas más redondas) plantada con cactus de Día de Acción de Gracias (con las hojas más puntiagudas).

Cactus de Pascua: Abono

Puedes alimentar a tu cactus de Pascua cada dos semanas con un fertilizante líquido equilibrado. Deja de abonar durante el periodo de inactividad (en invierno).

Cactus de Pascua: Propagación

Como con la mayoría de las suculentas, la propagación de un cactus de Pascua no es demasiado complicada.

Basta con sacar un trozo formado por unos cuantos segmentos de hoja, dejarlo secar durante unos días y luego clavarlo en una mezcla de tierra arenosa.

¿El cactus de Pascua es tóxico para los perros y los gatos?

El cactus de Pascua no es tóxico para los gatos y los perros. Aunque la ingestión de plantas de interior no suele ser agradable para las mascotas, no existe un peligro real.


Si tienes más preguntas sobre el cultivo del cactus de Pascua o quieres compartir tus propias experiencias con esta interesante suculenta, no dudes en dejar un comentario a continuación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.